Robots de inspección industrial

Las tareas de inspección, en tanto que suponen revisión y supervisión, logran la detección de problemas de funcionamiento o errores varios. En este sentido, aumentar la automatización en entornos de difícil acceso o peligrosos es uno de los principales usos de la robótica de inspección. 

Las tareas de inspección son frecuentes en muchos escenarios: refinerías, edificaciones antiguas o en mal estado, plantas industriales, infraestructuras, carreteras, túneles o estaciones eléctricas, entre otras. Por la naturaleza de estos entornos, las labores de inspección presentan frecuentemente peligros para los humanos, por lo que la demanda de robótica móvil autónoma ha crecido notablemente en está área. A ello hay que añadir que se trata de actividades mecánicas y repetitivas, precisamente lo que mejor y más eficientemente realiza un robot.

¿Imaginas un robot de inspección realizando controles de calidad en una fábrica? ¿O un robot de inspección operando en un túnel eléctrico?

La robótica de inspección crece aproximadamente un 25% cada año debido a que el ROI (retorno de la inversión) es demostrable para los usuarios finales. A esta cifra hay que añadirle otra muy significativa: las labores de inspección industrial suponen para las empresas un gasto aproximado de más de 37 mil millones de euros al año.

¿Qué es un robot de inspección industrial?

Los robots de inspección industrial incorporan software, sensores, sistemas de visión, láseres y demás tecnología avanzada, necesario todo ello para reconocer e interactuar con el entorno y realizar así tareas de inspección de forma autónoma o colaborativa. 

Estos robots se suelen comercializar para la vigilancia de diferentes peligros como el control de factores ambientales (gas, humo, radiación, fuego…), para comprobar el estado de infraestructuras y edificios que pueden presentar dificultad para el acceso de los humanos o para realizar inspecciones rutinarias en espacios industriales. 

Concretamente, los robots de Robotnik tienen capacidad para realizar tareas de inspección de forma segura y autónoma, reportando datos a un centro de control, o también de forma remota, siendo teleoperados por un operario.  

Una de las principales ventajas es que un robot móvil de inspección es capaz de cubrir una infraestructura de gran tamaño con una o pocas unidades, evitando así la instalación de cientos de sensores o dispositivos estáticos, ya que el robot puede operar en distintas ubicaciones.

Dependiendo del tamaño del espacio a inspeccionar, se puede escalar el número de unidades de robots, valorando la posibilidad de incorporar una flota de robots que el usuario pueda gestionar de forma sencilla desde la interfaz de usuario avanzada desarrollada por Robotnik. Entre los avances de la robótica colaborativa se encuentra la flexibilidad: se puede empezar a trabajar con una unidad e ir escalando su uso con nuevas tareas o nuevas zonas de trabajo.

Ventajas del uso de robótica para inspección

Alejar a los operarios de estas infraestructuras críticas aporta ventajas tanto a nivel económico como humano. Actualmente, los robots de inspección son capaces de ejecutar las misiones de inspección de forma más precisa que un operario, evitando además el factor de riesgo que supone operar en una ubicación peligrosa o un entorno poco seguro.

Estas son las 5 principales ventajas de los usos de robótica para inspecciones de infraestructuras:

Asegurar la seguridad del equipo humano

Disminuir el coste económico de las tareas

Facilidad para acceder a espacios complejos

Reducción de errores humanos propios de la fatiga o condiciones adversas del escenario

Reducción de los tiempos de inactividad ya que el robot puede trabajar en turnos de 24/7

Tecnología de los robots de inspección industrial

Los entornos en los que se realizan tareas de inspección mediante robótica móvil suelen presentar problemas de conexiones, limitaciones de red o ancho de banda insuficiente. Esto limita la autonomía del robot dificultando, por ejemplo, la transmisión de datos en tiempo real o la telepresencia. 

Sin embargo, la evolución de tecnologías como el 5G permiten que se hayan subsanado en gran parte estos problemas de autonomía. Los robots de Robotnik ya incorporan 5G y están realizando tareas de inspección en múltiples escenarios. Algunos de estos casos de uso de   robótica de inspección industrial, se listan a continuación.

El desarrollo de otras tecnologías como el IoT (Internet of Things) o la IA (Inteligencia Artificial) también es clave en el crecimiento anual de robots de inspección industrial. El aprendizaje automático (Machine Learning) y predictivo consigue maximizar la calidad de cada proceso de inspección autónomo. 

Gracias a estos avances tecnológicos, los robots de inspección detectan, recopilan y procesan información cada vez más precisa. Y, sobre todo, lo hacen en tiempo real, algo que es fundamental cuando se habla de entornos críticos (como un escenario de emergencia provocado por un accidente o una catástrofe natural), donde las decisiones deben tomarse con agilidad y en el menor tiempo posible. 

Los usos de robótica en inspección están cada vez más normalizados tanto para la inspección en infraestructuras de grandes dimensiones como una planta química o una central eléctrica, como para entornos industriales de tamaño medio como una planta de producción de una PYME.

¿Tienes dudas?

El equipo Robotnik te atiende