La llegada del 5G ha acaparado siempre una gran expectación, pero ¿estamos preparados para implantar en nuestras compañías esta tecnología? ¿Cuáles son los beneficios que realmente aporta en las operaciones industriales? 

Gran parte del debate que genera el 5G gira en torno al sector de las telecomunicaciones, pero la realidad es que esta nueva evolución tecnológica trae un sinfín de nuevas aplicaciones que beneficiarán a otros sectores.

La implementación de la tecnología 5G, y todo su potencial, trae consigo considerables avances: velocidad, capacidad y flexibilidad.

Robótica móvil y 5G

A lo largo de los últimos años, hemos visto cómo la automatización de procesos industriales ha dado un giro copernicano al sector industrial, automatizando procesos costosos y optimizando costes y productividad.

En Robotnik creemos que hay mucho por aportar en este campo con el firme objetivo de sumar valor a las fábricas inteligentes del futuro.

La robótica móvil, campo en el que está especializado Robotnik, requiere procesar una gran cantidad de datos del entorno en un tiempo limitado utilizando algoritmos complejos. Esto hace que la comunicación móvil tradicional (3G, 4G o la inalámbrica WIFI) esté llegando a sus límites técnicos y que el IoT se encuentre condicionado para su explotación óptima.

Estas limitaciones incumben también a las flotas de robots en instalaciones industriales: puntos ciegos, ancho de banda bajo o la necesidad de montar equipos de alta gama para que realmente funcione. Por tanto, la implantación de la tecnología 5G viene a derribar estas barreras que limitan la transformación digital de las organizaciones.

La comunicación 5G aplicada a la robótica móvil ofrece un nuevo abanico de posibilidades a la cadena de producción. Ahora es posible la subcontratación del procesamiento de datos, por lo que la tarea de alta carga de los robots se puede realizar fuera de ella y traer 2 beneficios:

  • Computadoras a bordo más baratas.
  • Mayor autonomía de la batería.

Proyecto 5G-ERA, coordinado por Robotnik

El proyecto 5G-ERA (5G Enhanced Robot Autonomy) tiene como objetivo proporcionar una instalación de experimentación 5G mejorada y aplicaciones de red relevantes (NetApps) para desarrolladores de aplicaciones de terceros, a fin de proporcionarles un campo de juego de experimentación 5G para probar y calificar sus aplicaciones.

La autonomía del robot es esencial para muchos sectores verticales de 5G y puede proporcionar múltiples beneficios en movilidad automatizada, Industria 4.0 y atención médica.

 

Proyecto PILOTOS 5G, aplicación en la robótica móvil

Pilotos 5G pretende probar esta quinta generación de tecnología móvil en dos casos de uso: el primero sobre inspección y mantenimiento remoto y, el segundo, sobre control de flotas AGVs. A través de ellos, se pretende aportar una nueva visión en la forma de comunicación actual y basada en una latencia ultrabaja, mayor cantidad de dispositivos conectados o redes de empresas privadas.

5 beneficios del 5G en los procesos industriales

El sector industrial podrá beneficiarse del 5G y sus distintas aplicaciones, obteniendo mayor eficiencia productiva y competitiva. 

La automatización de las fábricas se enfrenta a nuevos retos para seguir rompiendo barreras tecnológicas. En este contexto, las empresas son las responsables de formar a sus empleados y capacitarlos para afrontar eficientemente los procesos de automatización. Los objetivos son los siguientes:

  • Rapidez de respuesta (tiempo real): aumento de la velocidad de transmisión de información, lo que posibilita aplicaciones como la asistencia remota. 
  • Incremento de la precisión en las operaciones, dada la mayor sensibilidad de las máquinas ante los estímulos; por tanto, aumenta también la seguridad para los operarios.
  • Monitorización y simultaneidad de la maquinaria, lo que optimizará la efectividad de las operaciones entre dispositivos industriales.
  • Mejora en la conectividad: la disminución de la latencia de red del 5G solventará las limitaciones que presentan las tecnologías de lógica cableada (Bluetooth, WiFi…), siendo así, impulsora de la hiperconectividad.
  • Reducción de costes: aunque es necesaria una inversión inicial para la adaptación de las fábricas a la tecnología 5G, a medio plazo se verán reducidos los costes dada la disminución de posibles errores operativos y el incremento en el rendimiento productivo.

En definitiva, la era del 5G abre la puerta a la conectividad, la descongestión de datos y a la rentabilidad total de los procesos industriales. Es el momento de aprovechar las posibilidades de esta nueva tecnología.