Uno de los axiomas de la industria es que hay que producir lo más eficientemente en el menor tiempo posible. De ello se deduce que uno de los factores más importantes en la mayoría de procesos industriales es el tiempo, el cual se ha ido optimizando cada vez más gracias a la automatización de procesos. Entre ellos destaca la búsqueda de soluciones cada vez más sofisticadas para labores logísticas de “pick and place”. Aquí es donde ha entrado con fuerza un nuevo concepto de producto basado en un amplio catálogo: los manipuladores móviles robóticos.

Así pues, la mayoría de empresas que requieren de un manipulador móvil se plantean cómo seleccionar el adecuado. A continuación, se describen los principales aspectos que debe cumplir un buen manipulador móvil.

MOVIMIENTO OMNIDIRECCIONAL

Las tareas de “pick and place” suelen ser tareas aleatorias que requieren recorridos variables e indefinidos. Por tanto, para reducir la duración de este tipo de tareas es recomendable que el robot optimice el recorrido: el más corto y con el menor número de paradas. Aquí es donde un robot con movimiento omnidireccional se muestra como la propuesta más óptima gracias a su versatilidad de movimiento 360º.

Supongamos el siguiente caso práctico. La siguiente imagen muestra una misma ruta que ha de hacer un manipulador móvil omnidireccional y otro manipulador móvil diferencial para hacer una misión “multi” pick and place.

Despreciando los posibles obstáculos que debería sortear el robot, se ha estimado que el manipulador tardaría unos 20 segundos haciendo el “pick” en cada punto (dando un total de unos 3 minutos) con la diferencia que la plataforma diferencial debería reorientarse antes de empezar el desplazamiento de punto a punto. Estimando el tiempo de cada giro de reorientación en 5 segundos aproximadamente (40 segundos en total), se llega a la conclusión que el manipulador diferencial hace la misma tarea que el omnidireccional 1/5 veces más lento.

En base a este ejemplo y estimando un uso continuo anual, el robot con cinemática diferencial necesitaría hasta 40 días más para igualar la producción del robot omnidireccional. Con estos datos teóricos, se puede concluir que un manipulador móvil con cinemática omnidireccional tiene las garantías de reducir los tiempos de producción y, por tanto, una reducción de costes a corto o medio plazo.

 

 

USABILIDAD

Otro factor importante a tener en cuenta es la usabilidad que aporta el manipulador móvil al Cliente. En primer lugar, es importante que la puesta en marcha del robot y el acceso a sus funciones sea lo más predictiva posible, gracias a una interfaz integrada con la que interactuar con el robot.

Una buena interfaz integrada debe dar opción a manejar ciertas funciones que agilicen el uso y mantenimiento del manipulador móvil, entre las cuales serían imprescindibles:

• Generar misiones de forma predictiva.
• Revisar el estado del robot: batería, sensores, motores…
• Control del robot.

CONFIGURABILIDAD

La mayoría de Compañías valoran la versatilidad del robot a la hora de adaptarse a sus rutinas. Gran parte de las plataformas móviles robotizadas del mercado tienen configuraciones software y hardware cerradas que no aceptan esas modificaciones que el Cliente necesita. Por ello, es muy importante buscar manipuladores móviles que permitan la implementación de cualquier tipo de dispositivos o funciones que requiera el Cliente para su aplicación industrial. Un ejemplo sería aquellos Clientes que ya tienen brazos robóticos o sistemas de cámaras y que necesitan integrarlos en las plataformas móviles, aprovechando así sus prestaciones sin necesidad de comprar nuevos dispositivos.

Este tipo de facilidades, nuevamente, hace más ágil y llevadera la adaptación del robot al entorno industrial. Por esto, es adecuado priorizar aquellos manipuladores móviles que se adapten al Cliente y descartar aquellos que solamente aceptan configuraciones cerradas predefinidas.

AUTONOMÍA

No hay que olvidar que el trabajo de un manipulador móvil va a complementar o sustituir la mano de obra de uno o varios operarios a lo largo de uno o varios turnos de trabajo. Por tanto, es lógico esperar que el manipulador móvil seleccionado sea capaz de tener una autonomía igual o mayor que la que pueda ejercer una persona a lo largo de su jornada laboral.

Para no estar pendiente del estado de batería del robot de forma constante, es recomendable que el robot tenga la opción de ser cargada mediante una estación de carga autónoma. Esto también facilita que el robot no se descargue y tenga una actividad más continua.

Todos aquellos factores que mejoren la autonomía del robot y eviten su descarga, hay que tenerlos en cuenta para evitar pérdidas de tiempo en producción, lo cual siempre se traduce en pérdida de dinero para la empresa.