• Robotnik es líder en robótica móvil autónoma y colaborativa. ¿Tienes dudas sobre su funcionamiento, las aplicaciones, las ventajas que puede aportar a tu empresa? ¡Tenemos todas las respuestas!

La robótica móvil colaborativa ya es una realidad en muchas empresas. Según el informe de Fortune Business Insights, ‘el tamaño del mercado global de robots móviles autónomos (AMR) fue de 1,67 mil millones de dólares en 2020’. Sin embargo, muchas de ellas, especialmente las PYMES, siguen teniendo múltiples dudas sobre cómo esta tecnología puede ayudar a sus compañías. Como empresa líder en el sector, recibimos numerosas consultas a este respecto. La primera fase de cualquier implantación industrial es la de análisis y, de ella, surgen multitud de incógnitas. Hoy hemos querido recopilar en este artículo las cuestiones más representativas.

 

1. Diferencia AGV y AMRGV vs AMR

Los AGV (Vehículos de Guiado Automático o Automatic Guided Vehicle en sus siglas en inglés) existen desde los años 50, normalmente para el transporte de cargas pesadas. Su principal característica es que circulan por un carril o cinta y con una ruta predeterminada. Por su parte, los AGVs más avanzados son capaces de detectar obstáculos, pero no de reconducir su ruta, por lo que al encontrar un obstáculo, el robot se parará.

Son numerosas las diferencias y las ventajas de los robots móviles autónomos (AMRs) frente a los tradicionales AGVS (como se puede ver en un artículo anterior del blog de Robotnik). Una de las principales diferencias es que los AMRs utilizan navegación libre mediante láseres, mientras que los AGVs se localizan con elementos fijos: cintas magnéticas, imanes, balizas… Esto hace que en los almacenes y lugares donde se comparte entorno de trabajo con humanos, funcionen mejor los AMRs por su dinamismo y eficiencia para compartir tareas.

 

¿En qué áreas o sectores se puede aplicar la robótica móvil colaborativa?

Es difícil decir en qué sectores se puede aplicar porque realmente la experiencia de Robotnik demuestra que es aplicable a absolutamente cualquier sector.

La flexibilidad, la colaboración entre máquinas y personas y la diversificación hacia nuevos sectores y modelos de negocio están marcando el compás de la robótica durante este 2021, según las conclusiones que ha publicado la Federación Internacional de Robótica (IFR).

Particularmente en Robotnik, se trabaja con sectores muy diversos: industrial, agroalimentario, sanitario, defensa o rescate, construcción, logístico, académico…


Al final el sector es la robótica móvil autónoma, por lo tanto, cualquier área que necesite automatizar una tarea a través de este tipo de robots, forma parte del target de Robotnik.

Por concretar, sí que es cierto que la aplicación más demandada por los clientes industriales es el transporte de cargas de un punto a otro o pick and place en el caso de los manipuladores móviles. Además, los robots de Robotnik tienen capacidad para combinar el proceso en entornos interiores y exteriores, una de las ventajas competitivas de la empresa y razón por la que muchos clientes lo escogen. Son muchas las empresas que necesitan que el transporte se lleve a cabo tanto en el interior de sus instalaciones como en exteriores (al disponer de varios edificios, por ejemplo), por lo que la solución más óptima es que lo realice un mismo vehículo.

Otras aplicaciones que también son habituales: tareas de picking (en colaboración con un operario para acelerar el proceso de pedidos), aplicaciones de inspección (el robot puede mandar una alerta si detecta algo fuera de lugar, normalmente se emplea la termografía para ello) y vigilancia o seguridad (en vez de la cámara fija tradicional, el robot puede hacer ruta por diferentes puntos de un almacén o fábrica por lo que abarca más puntos), fumigación selectiva en agricultura, inspección de frutos…

 

3. ¿Qué es exactamente un robot móvil autónomo?

Existe cierta creencia sobre que un robot móvil autónomo (AMR por sus siglas en inglés) es simplemente una máquina programada y no es así. Un robot autónomo tiene que poseer independencia para tomar decisiones en un entorno de trabajo, sin necesidad de que intervenga un humano.

Hay muchas máquinas industriales que, al percibir un obstáculo, no poseen capacidad de decidir, por ejemplo, cambiar de ruta. Con lo cual, estas máquinas no pueden ser consideradas AMRs.

Para que un robot sea ciertamente autónomo debe percibir y entender el entorno, tomando decisiones que le permitan operar del modo más efectivo, aunque este entorno sea cambiante.

 

4. ¿Qué pasa si el robot se encuentra frente a un obstáculo?

Robotnik integra en sus robots sensores y diversos componentes que reciben, procesan y analizan datos a tiempo real y actúan en consecuencia. Es decir, cuando un robot móvil autónomo encuentra en su ruta un obstáculo, que puede ser, por ejemplo, un palé, lo que hará será recalcular la ruta si es posible o detenerse si detecta que puede perjudicar a los operarios.

5. ¿Cuáles serían las fases de un proyecto de implantación industrial?

En primer lugar, hay que analizar la aplicación en la que se quiere utilizar robótica móvil. Si es factible, se elabora una oferta técnico-económica. A continuación se realiza un piloto, que ya forma parte del desarrollo del proyecto.

Estos proyectos apenas precisan de mantenimiento, por lo que una vez optimizada la instalación, el cliente puede manejarse de forma autónoma, gracias a las herramientas que Robotnik provee: Sistema de Gestión de Flota e Interfaz de Usuario.

6. ¿Cómo afectará la automatización a mis empleados?

Como ya hemos dicho antes, la autonomía otorga al robot la capacidad de conocer y reconocer el medio en el que está trabajando. Esto aporta a los operarios mayor capacidad de trabajo, ya que no deben estar pendientes del robot.

Por lo tanto, este será un primer cambio para los trabajadores: poder centrarse en las tareas que realizan sin necesidad de supervisar al robot y librarse de actividades mecánicas, pesadas e incluso peligrosas.

Sin duda, una de las cuestiones que más preocupa a la sociedad es cómo los robots transformarán el escenario laboral. Hace unos meses, decía Jeff Burnstein, presidente de la Association for Advancing Automation, que la tendencia es que se creen mejores trabajos, más seguros y mejor pagados gracias a la robótica, a medida que la tecnología incrementa lo que la gente hace mejor, mientras realiza los trabajos que la gente no quiere hacer’.

A lo largo de la historia, según ha avanzado la técnica, se han automatizado miles de procesos en las fábricas que han mejorado la calidad de vida de sus trabajadores, esto no tiene que ser diferente en el caso de la robótica colaborativa.

 

7. ¿Cómo formo a mis empleados para convivir con la robótica móvil?

Una de las principales ventajas de los AMRs de Robotnik es su fácil configuración e instalación gracias a su software y hardware abierto, que permite adaptarlo a las necesidades específicas del cliente y/o la aplicación. Al final, esto se traduce en una puesta en marcha rápida y sencilla.

Puede ocurrir que en la plantilla de una fábrica o almacén existan trabajadores con un perfil técnico capaces de liderar la integración de la robótica, pero no es lo habitual. El servicio prestado por el Departamento de Ingeniería es uno de los aspectos más apreciados de Robotnik. Hace pocos meses, el Sr. Con Cronin, de KOSTAL Ireland GmbH, nos acuñó una reseña que hablaba precisamente de esto: ‘El personal de Robotnik siempre nos ha acompañado en el proceso, yendo más allá de su ámbito de trabajo. Los ingenieros de Robotnik han desarrollado una prueba de concepto y la han transformado en un sistema listo para la producción real’.

 

8. Actualmente, ¿cuáles son las tecnologías más disruptivas asociadas a la robótica?

Ahora mismo no se puede entender la robótica sin hablar del 5G, la Inteligencia Artificial o la realidad aumentada. Otro ejemplo de los puntos tecnológicamente más novedosos: en Robotnik no solo trabajamos la navegación 2D sino que ya estamos empleando la 3D.

 

9. ¿Cómo se emplea la IA en los robots?

La robótica móvil colaborativa evoluciona de la mano de la Inteligencia Artificial. Al final, en Robotnik se desarrollan robots móviles autónomos que van a compartir espacio con humanos y esto implica que tengan capacidad de “pensar” por sí mismos frente a ciertas situaciones y tomar decisiones que tomaría un humano, pero siendo una máquina.

 

10. ¿Qué implica que un robot integre arquitectura ROS?

En los últimos años, ROS se ha convertido en un estándar en la Robótica de Servicio, y se están haciendo grandes avances en el sector industrial.

La mayor parte de robots y componentes en el mercado están soportados en ROS, pero a veces no es fácil averiguar cuáles lo están, qué versión soportan o cómo adquirirlos. Al final se trata de buscar una forma de ayudar al desarrollo de aplicaciones robóticas, facilitando la comunicación entre sensores y algoritmos, siguiendo el paradigma de “programar una vez, probar en todas partes”.

Uno de nuestros principales objetivos es enlazar los productos con sus controladores y/o software para ROS, detallar cómo se instalan y configuran y dónde se puede encontrar tutoriales o información de utilidad, entre otros aspectos.

 

11. ¿Cuáles son los componentes/sensores más destacados de un robot móvil colaborativo?

Los robots móviles de Robotnik tienen múltiples posibilidades de integración pero entre las más destacadas se encontrarían los dispositivos LiDAR, cámaras, brazos colaborativos (por ejemplo, los de Universal Robots) o los sensores ambientales.

Desde luego, mención especial requieren los láseres de seguridad, base de la localización y navegación autónoma colaborativa.